Pequeño bolígrafo, gran impacto

Cinco hechos sobre un todo terreno

- en la moda, en Hollywood, en el mantenimiento de los registros.


Con una longitud de 174 milímetros y un diámetro de 7 milímetros, sus dimensiones estándar son aparentemente insignificantes y poco llamativas. Pero, ¿qué significa estándar de todos modos? Al fin y al cabo, a lo largo de sus siglos de existencia, el lápiz no sólo se ha convertido en uno de los objetos más importantes de los escritorios de todo el mundo, sino que también ha causado sensación en otras áreas, ya sea como inspiración para la moda, como objeto de una disputa legal o como titular de un registro. Un héroe cotidiano: aquí hay cinco anécdotas sorprendentes en lápiz de todo el mundo.

1. La falda lápiz: cuando la moda "aprendió a caminar"

Una tendencia que resalta la belleza de la silueta femenina y permite a los usuarios hacer una entrada dinámica: hizo famoso al diseñador francés Christian Dior después de la Segunda Guerra Mundial y lo convirtió en una leyenda pionera. El creador del New Look también es responsable de la versión moderna de la falda a lápiz: una falda con forma que termina a la altura de la rodilla, lo que permite  moverse con relativa libertad. El modelo original, que fue diseñado por el compatriota de Dior, Paul Poiret, a principios del siglo XX, era una falda hasta el tobillo cuyo dobladillo tenía idealmente la misma medida que la cintura. Era muy difícil caminar en estas creaciones, que permitían poco más que andar de puntillas. El atractivo pero poco práctico diseño fue conocido como "falda de cojeo" - hasta que Christian Dior la acortó drásticamente y le añadió un pliegue para proporcionar aún más rango de movimiento, inventando así la "falda lápiz".

2. Un par de lápices: ¿el mayor atraco al arte de la historia británica?

Lo que comenzó como un pequeño acto de venganza iba a culminar en una gran batalla legal. Enfadado por la pérdida de una disputa sobre derechos de autor, el grafitero londinense Cartrain robó un paquete de lápices de la instalación "Pharmacy" de Damien Hirst en la galería Tate Modern en 2009. El grafitero de 17 años propuso entonces un intercambio en un cartel de "se busca": la mini-exposición a cambio de sus collages, que habían sido confiscados por Hirst. Por desgracia, los bienes robados resultaron ser una verdadera curiosidad: un raro tesoro de la serie "Faber-Castell de1990 Mongol 482". El a veces gran maestro del controvertido arte conceptual no se divirtió. Hirst acusó al adolescente de robo de arte por valor de 500.000 libras esterlinas (que hoy en día ascendería a unos 560.000 euros), la suma más alta que se había discutido en el Reino Unido en ese momento. El joven fue efectivamente arrestado y posteriormente puesto en libertad bajo fianza. Seis meses más tarde la Policía Metropolitana retiró todos los cargos contra Cartrain.

3. El súper talento: todo menos escribir

El canciller del alemán del Reich, Otto von Bismarck usó un lápiz como un manipulador de pipas; el legendario presentador del Tonight Show Johnny Carson se sentó en el escritorio de su estudio y gesticuló con un lápiz que tenía un borrador en ambos extremos por razones de seguridad. Mientras que los jardineros usan el palo de madera lleno de grafito como un eficaz elemento disuasorio de insectos, los fabricantes de carros lo conocen como un valioso instrumento de prueba. La elocuentemente llamada "prueba de arañazos en la superficie de Wolff-Wilborn" se utiliza para comprobar la dureza de la pintura aplicando lápices con diferentes grados de dureza a una superficie a un ángulo de 45°.

4. El lápiz más alto

No se utilizan muchos utensilios de escritura a 400 kilómetros de la Tierra y todavía funcionan. El astronauta italiano Paolo Nespoli lanzó la primera de sus tres misiones espaciales acompañado de un modelo especial "Twice" de Faber-Castell. Voló el transbordador espacial a la ISS por primera vez en 2007 para coordinar el trabajo exterior de la estación espacial tripulada internacionalmente. Dado que "el trabajo en el espacio requiere una constante toma de notas", Nespoli, que en ese momento tenía 50 años, utilizó una versión del dispositivo multifuncional que había sido especialmente adaptado para los astronautas y que debía estar a mano en todo momento y ser capaz de escribir incluso en gravedad cero y en cualquier posición.

5. Un modelo de negocio incisivo

¿Quién se ha tomado el tiempo de considerar cuidadosamente "el oficio artesanal de afilar lápices"? El dibujante David Rees, que vive en el pintoresco Valle del Río Hudson al norte de la ciudad de Nueva York, ha hecho precisamente eso, su libro de referencia con el título anterior se ha convertido en un fenómeno de culto. A lo largo de más de 200 páginas, Rees, de 45 años de edad, relata los aspectos pertinentes de afilar un lápiz a mano (¡nunca eléctricamente!). Los lectores absorben sus explicaciones con igual cantidad de incredulidad y fascinación: ¿Es una tontería, o una ferviente súplica para que se detenga y practique la atención en estos tiempos agitados? Rees camina hábilmente por la línea que separa ambas cosas, al igual que sus posteriores ofrendas: Por el equivalente a 30 euros (35 dólares), afila los lápices de sus clientes y los devuelve junto con las virutas y un certificado que exclama "¡Cuidado, peligrosamente afilado!" Su último golpe: Él proporcionará el lápiz por un precio a partir de 500 dólares. El negocio de los lápices, perfeccionado hasta el extremo. Más información en: www.artisanalpencilsharpening.com

La Sala de Lápices

Kerstin Schulz creó una habitación completa de miles de lápices verdes Castell 9000